Warning: fopen(/homepages/28/d706259581/htdocs/app706259651/wp-content/plugins/akismet-privacy-policies/languages/akismet-privacy-policies-es_ES.mo): failed to open stream: No such file or directory in /homepages/28/d706259581/htdocs/app706259651/wp-includes/pomo/streams.php on line 153
MUDANDO LA PIEL - Alfredo Bezos
Somos lo que exploramos, lo que experimentamos y vivimos. Pero también lo que contamos.
Somos lo que exploramos, lo que experimentamos y vivimos. Pero también lo que contamos.

MUDANDO LA PIEL

es tarde y esta puta gripe no me deja dormir…
bueno… la verdad es que llevo bastante tiempo con el sueño cambiado, imagino que esta situación de inactividad es en parte la culpable de que no le de importancia a las horas de sueño, horas que dedico en exceso a la contemplación de los ácaros que se acumulan en las esquinas de mi casa.. por no decir en mi cerebro. Afortunadamente siempre hay algo en los adentros que me rescata y me pone en órbita, además del mozo… siempre alerta, siempre preocupado… siempre mimándome o sacando el látigo sutil de su ironía… eso sí que no falla.
Sin duda una de mis grietas más candentes en estos momentos es ese complicado y enrevesado ejercicio que consiste en sacar mi lado más emocional… más pasional… como diría la hermana corleone… buscar esos momentos pa que me estallen los sentimientos. Llevo toda mi vida atada a un estrecho filo de contención que evite que me salgan por miedo a que me estallen en la cara quizás…. es como no querer ver la mierda de uno…
no digo con esto que haya llevado una vida gris y tormentosa… al contrario… creo que mi vida ha sido la del típico niño menor de tres hermanos con gran diferencia de edad que creció sin hacer ruido en un ambiente familiar normal y con el pasillo hecho por mis hermanos para que mis padres, cansados de los otros dos se olvidaran un poco de mí.
Lo que pasa es que de tanto mirar hacia fuera… las personas de mi entorno se acostumbraron a contar con mi presencia y con mi facilidad para la conversación y mi excesiva propensión a la complacencia ajena sin mirar o calcular los posibles efectos, positivos o negativos que me podrían provocar. Me acostumbre a mirar en los demás… me acostumbre a salvar a los demás… y me olvidé de mí. Puede que esto suene egoista… pero es que nunca lo he sido…
Naturalmente esto me ha reportado siempre una falsa seguridad inspirada en una manía obsesiva por el control de todo lo que se mueve a mi alrededor… o de todo lo que tengo que decir, expresar o sencillamente escribir… y digo falsa seguridad porque no estaba bien cimentada, lo cual ha provocado el desmoronamiento de los últimos meses. Si a esto le sumas el efecto de una traición… el golpe es doblemente mortal.
Escribir esto para mi no es tan sencillo… cada entrada es como un parto que afortunadamente se va haciendo más ligero a medida que voy escribiendo… me cuesta pero me empieza incluso a divertir, me gusta ver que poco a poco empiezo a aceptar esa parte emocional que he tenido aprisionada en lo más oscuro de mis entrañas… he ido acumulando tanto que la erida por el reventón va a ser dificil cerrar… pero la sensación de ligereza que voy ganando al soltar todo ese lastre, me va dando una serenidad suficiente para afrontar aquellos sentimientos hasta ahora encerrados por el egoismo del falso autocontrol al que me he sometido. Cuando uno muda la piel requiere de un tiempo… es como cuando uno anda buscando su lugar… que she sho… que diría mi lokito argentino… un beso pibe.
Así que si de vez en cuando notarán que ando soltando mierda por acá… como con la entrada de Alatriste… cuyos comentarios agradezco porque han sido de lo más variado y enriquecedor. Espero algún día conocer la «madrugá» en Sevilla y probar en mi propia piel ese sentimiento de emoción por algo que simboliza tan marcadamente la pasión de un pueblo.
Aunque mi crítica iba un poco más enfocada precisamente al sentimiento de abandono de esos soldados por parte de sus superiores… y cómo uno debe saber lavar y guardar su ropa y el resto de la mierda pal ke la tenga que asumir. Algo que he experimentado de prmera mano.
De momento me quedo con ese calentón por ir a Madrid en Diciembre que le está entrando a la gente… parece que la cosa prometeeeeee.


PD: dejo una imagen del castillo de Castrojeriz (Burgos), como ya dije mi segunda casa y un lugar mágico al me gusta acudir cuando ando mirando pa mis adentros, un lugar que requiere protagonismo propio en otra entrada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

I accept that my given data and my IP address is sent to a server in the USA only for the purpose of spam prevention through the Akismet program.More information on Akismet and GDPR.

6 ideas sobre “MUDANDO LA PIEL”

A %d blogueros les gusta esto: