Islas… Una reflexión tras mi participación en el Moodlemoot 2014

Islas… pequeños espacios de donde salen personas en busca de un lugar donde coincidir con otras personas que circunstancialmente parece que piensan de la misma forma… al menos en determinados temas. Puede parecer una situación surrealista, pero en ciertos momentos se convierte en una tabla en medio de un océano.

La metáfora no es gratuita. Es lo que personas de diferente formación o profesión, y provenientes de diversas organizaciones o proyectos, sienten cuando salen de su entorno laboral y se encuentran en espacios neutrales donde están a gusto, seguros de poder compartir su pensamiento y decir aquello que realmente piensan sin ningún tipo de miedo.

El MoodleMoot organizado por Fundación EDE el pasado viernes 13 de junio, fue uno de esos espacios, lugares refugio donde un grupo de personas fuimos invitadas a participar en una mesa redonda sobre el cambio que las TIC están provocando en las organizaciones.
Sirva de antemano agradecer a Itziar Kerexeta de EDE la invitación y el poder compartir reflexión con Maider Gorostidi, Lorena Fernández, David Lamíkiz, Asier Gallastegi y Asier Félix, y la moderación de Eduardo Escobés.

Fueron muchas las ideas fuerza que salieron, los lugares comunes y las percepciones que evidencian las problemáticas que implican nadar a contracorriente dentro de una organización. No salieron, sin embargo, muchas pautas que nos han de marcar el camino a seguir para encontrar una vía que empiece a generar una ruptura con el sistema tradicional de una organización. Y es que el tiempo era limitado y quizás el objetivo no era salir de allí con una hoja de ruta ni nada por el estilo.

Pero sí quiero pensar en que ese encuentro podría suponer una pequeña semilla,  un punto de inflexión respaldado por la buena conexión que surgió en el grupo que formaba la mesa redonda.

Un grupo donde se tenía claro el análisis de la situación; un grupo para el que las palabras #red, #compartir, #colaboración, #error o #fallondizaje tenían sentido y forman parte de su vocabulario habitual.. es como un ADN compartido.

Y lo más interesante es que no somos los únicos. Hay infinidad de personas que esperan en sus pequeñas islas el momento de compartir encuentros como el MoodleMoot donde poder desvirtualizarse y reafirmarse en el sentido que da ese ADN que han ido compartiendo en las redes sociales.

Mi conclusión y la de mi compañera Maider Gorostidi sobre este encuentro, es que de nosotros depende seguir generando esos espacios de forma más continuada en el tiempo para así poder fortalecer el ADN disruptivo que genere poco a poco nuevas formas de hacer en nuestras organizaciones. De ahí nuestra reflexión compartida en nuestros respectivos blogs y la pregunta que lanzamos con verdadera pasión:
¿Os animáis a seguir?




















Foto tomada en el MoodleMoot 2014

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: