Somos lo que exploramos, lo que experimentamos y vivimos. Pero también lo que contamos.
Somos lo que exploramos, lo que experimentamos y vivimos. Pero también lo que contamos.

El arte de reinventar

Hablar sobre el arte de reinventar en este espacio renovado es como abrir una nueva ventana desde donde decir hola al mundo en el mismo instante en que amanece. Es volver a respirar profundamente tras un intenso viaje a la introspección para saber donde está uno, de donde viene y preguntarse hacia donde debe ir.

Este blog empezó siendo en 2006 el repositorio de mis reflexiones personales. Un espacio de introspección, de recuperación, que se abría al mundo con la idea de compartir ese viaje accidentado, lleno de historias, buenas y malas, que definen lo que uno es, y que todavía no ha terminado.

Por aquel entonces uno no tenía claro el para qué y hacia qué lugares podría llevar abrir un blog y compartir en él todo lo que a uno se le pasaba por la cabeza. Fue espontáneo, fortuito, como abrir la correspondencia y hacerla pública. Un sinfín de cartas compartidas por millones de personas que conectaban a través de internet los sentimientos, las emociones y las experiencias de vida. Todo era fresco, sincero y muy intuitivo. Tuve la oportunidad de conectar con grandes y maravillosas personas. Tuve la oportunidad de hacer nuevos y buenos amigos.

Esto supuso la oportunidad de conectarme a las TIC, al fenómeno de las redes sociales. Una nueva forma de comunicar-se y transferir información y conocimiento en comunidad, en conversación. Esto fue un aprendizaje increíble. Un aprendizaje que me sirvió para reinventarme profesionalmente. De repente me encontraba recogiendo y construyendo historias de personas con una cámara de vídeo que posteriormente editaba y subía a otra plataforma que empezaba a despuntar y desbordar: «Youtube«.

Y desde ahí no he parado de evolucionar, aprender y reinventar mi vida una y otra vez. A veces veo a mis sobrinas, que acaban de terminar la carrera y ven con cierto vértigo el futuro que tienen a sus pies. Yo les digo que cada nuevo día que empiezo siento el mismo vértigo y la misma incertidumbre. Pero también siento certeza y seguridad por lo que llevo recorrido y aprendido. Un pálpito que me lleva a no dejar de explorar y seguir buscando más allá de los límites, por el filo de lo desconocido. Esto es lo que nos toca en estos tiempos de cambio, tiempos donde todo va a una velocidad tan vertiginosa que apenas nos da tiempo a reaccionar ante lo que pasa por delante de nuestros ojos. Es entonces cuando el arte de reinventar pasa a formar parte de las capacidades fundamentales para seguir y en muchos casos sobrevivir.

Y de esta manera estreno esta nueva etapa en mi blog. Un espejo de mi día a día que pasó a un segundo plano para dar protagonismo a otros espejos, y que ahora retomo como metáfora para seguir practicando el arte de reinventar mi vida. Cuento con la complicidad de muchas y de muchos de vosotros para seguir divirtiéndonos.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Una idea sobre “El arte de reinventar”

A %d blogueros les gusta esto: