2019. El año del Cambio Climático

Recuerdo una tarde de viaje, en medio de ninguna parte, un café en un área de servicio y un sol de invierno bajo y cegador. Resaca emocional y física tras unos días en la gran ciudad. Sus luces y movimiento siempre deslumbran. La buena gente, los amigos que en ella residen, es algo engancha. Joder cómo me gusta… consciente eso sí de que es algo que debo poner en su lugar adecuado para no generar una expectativa efímera, que al final me pueda dejar si energía para el día a día. Los compartimentos estancos están para abrirlos y cerrarlos cuando es necesario.

En ese preciso instante, con el sol apretando para no dejarse caer entre la colina, soy consciente de mi parálisis y aprovecho el momento para relajarme y pensar en este 2018 que ya se ha ido. Pienso que la imagen de este último año ha sido precisamente este momento en mitad de una larga carretera. Consciente y agradecido del lugar de donde parto y sabiendo que lo que me espera al final del viaje va a ser todavía más increíble. Y entre tanto… disfrutar experiencias y aprendizajes que me permitan seguir creciendo en lo personal y en lo profesional.

No somos dueños de los territorios que exploramos. Afronto la aventura de la exploración y me acerco a los nuevos lugares con la humildad de saber que estoy de paso. Humildad, pero también valentía para dibujar una nueva ventana, un marco que me permita soñar y hacer realidad todas las posibilidades y retos que me pueda imaginar y proponer. Tenemos todas las claves para construir nuevos relatos que nos lleven a escenarios donde realizar la función perfecta. 

Por supuesto, no siempre se acierta con el lugar a explorar, o el relato no fue capaz de conectar o los proyectos no terminan de fraguar. Esto es algo con lo que también debemos contar. Es en esos momentos donde toca centrarse en la reparación emocional, cerca de quien realmente te entiende, y sepa acoger tu deriva. Entonces todo se calma y el horizonte se vuelve a ver de nuevo con claridad. Retomamos el viaje. Y así va transcurriendo un año que se difumina y se recicla en este 2019. 

Y ¿Qué es lo que va a ocurrir a lo largo de este nuevo año? 

No se cual será el resultado final, pero el marco y el relato ya están configurados. Los proyectos van cogiendo forma y esperan su turno para salir a la luz. Los espacios de encuentro, las personas con las que conectar y compartir iniciativas  irán apareciendo con esa esperanza en los desconocidos, que gracias al milagro de la confianza y la palabra toman forma en clave de relación y lugares comunes.

Si tengo que recoger una experiencia de aprendizaje del 2018 y ponerla como objetivo a destacar para este nuevo año que entra, me quedo con el Cambio Climático.

El 2019 va a ser el año del Cambio Climático. Aunque en el día a día no somos conscientes de lo que esto implica, es tiempo de compromiso e implicación. Una oportunidad para empezar a generar cambios en todos los ámbitos de la sociedad, de las organizaciones, en nuestras vidas. Una oportunidad en positivo. La oportunidad de abrir un nuevo paradigma en el modelo de relación entre las personas, las organizaciones, las instituciones públicas y privadas con su entorno. Un lienzo en blanco para empezar un cambio desde lo local, que tenga un impacto positivo en lo global. 

Es en este marco donde me vais a encontrar a lo largo del 2019. Abierto y dispuesto a compartir proyectos y nuevos viajes para seguir explorando, aprendiendo y disfrutando.

Consciente de momentos como el que describo al principio de este texto, paralizado ante ese sol bajo y cegador de invierno en medio de una carretera, me siento agradecido por las oportunidades que me da la vida. Siempre con las personas que me rodean y dan calor. Dejando escapar un ligero suspiro tras mirar hacia atrás y sentir el peso de lo que queda todavía por hacer, no me rindo. Seguiré aprovechando el impulso de los vientos que llevan allá donde los sueños se hacen realidad.

Nos vemos a lo largo de este nuevo año!!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: